Benoit XVI et Chuck Dean regardant une relique de Jérôme Lejeune, place St Pierre 

 

El vivo mensaje de Jérôme Lejeune suscita un entusiasmo creciente.

Desde la clausura del proceso diocesano en Notre-Dame de París, el 11 de abril de 2012, se han celebrado por todo el mundo muchas conferencias y presentaciones.

Muchos afirmaron que este encuentro arcaría profundamente su vida profesional y personal.

Todos, muchos de los jóvenes eran médicos y científicos, se sintieron deslumbrados por Jérôme Lejeune.

Estos acontecimientos demuestran cómo Jérôme Lejeune no es sólo un luminoso recuerdo para quienes han tenido la dicha de conocerle, sino que es,  sobre todo, una estrella en la noche del pensamiento posmoderno.